El color en el Restaurante

Recordemos que los comensales acuden a los restaurantes no sólo por la comida, sino también por la experiencia. Y la decoración, para esta última, es fundamental.

Hoy vamos a hablar de los colores con los que decoramos el Restaurante.

Porque cada color despierta en nosotros una sensación y lo que queremos es que aquello que vea el cliente le resulte lo más agradable posible.

Vamos a intentar descubrir algo más sobre nuestro subconsciente y cómo reaccionamos ante los colores que vemos. Puede que no seamos conscientes de cómo esto puede influir en nuestras emociones y menos aún en nuestro apetito, pero es algo que ocurre.

Color Rojo

El rojo es conocido por estimular y excitar, se relaciona estrechamente con la pasión y la energía. Es el color que más rápido aprecia el ojo humano.

El color Rojo se asocia a la carne tierna y jugosa. Es un color que mejora el apetito, ya que cuando vemos este  color nos aumenta la energía, Se ha probado que los manteles rojos harán que una persona coma más. Eso sí, al ser un color tan intenso se ha de utilizar con cautela y combinarlo con tonos más neutros, como en la fotografía de abajo que se combina con blanco.

 

Azul

Propiedades psicológicasEl azul representa seguridad y confianza .

En relación a la alimentación: es uno de los colores menos apetitosos. Algunas tonalidades de azul pueden relacionarse con situaciones asépticas o con empresas tecnológicas. En cambio, si lo mezclamos con color blanco y decoración marinera, queda ideal para Restaurantes especializados  en comida mediterránea, donde sus platos predominantes son los pescados y mariscos, ya que nos recuerda al azul del agua.

En la fotografía siguiente, se ha vestido la mesa con un mantel blanco, y unos caminos en azul turquesa.

 

Naranja

El Naranja tiene tonos muy adecuados para la decoración de restaurantes.

combina muy bien con todos los tonos de madera.

Es un color energizante, audaz, optimista y divertido pero debe usarse con cuidado, ya que también puede reflejar inmadurez o superficialidad.

Puede fomentar la vitalidad y alegría entre los clientes y, yo por lo menos, como más cuando estoy contenta que triste. Además puede estimular la conversación y esto desemboca en clientes satisfechos que están a gusto en tu restaurante e incluso pueden consumir más.

En la fotografía, Restaurante decorado en tonos naranja combinado con beige para bajar la intensidad  de este color y hacerlo más armonioso. Da un ambiente moderno y muy  actual, combinado con color blanco, como en la segunda fotografía.

Amarillo

El amarillo transmite felicidad y alegría, entusiasmo, optimismo y juventud. Al ser un color tan potente hay que tener cuidado al usarlo.

En relación a la alimentación: el amarillo desencadena y pone en funcionamiento el lado analítico de nuestro cerebro, por lo que no es lo más conveniente cuando vamos a comer, ya que cuento menos analice el cliente, más se dejará llevar. Los Restaurante de comida rápida, utilizan el amarillo para que los clientes consuman más deprisa, con más celeridad.

Por lo que el amarillo demasiado chillón puede no ser lo más adecuado para un restaurante, a no ser que se rebaje con otro color. Atrévete a mezclarlo con gris y blanco, un trío de colores que queda  Precioso y muy elegante,  combinado con color blanco y gris perla.

 

Verde

El  verde representa la relajación, el equilibrio, la armonía, la naturaleza, el medio ambiente y la creatividad.

En relación con la comida, el color verde se relaciona con lo sano, lo orgánico  y lo vegetariano.

Si en el menú de tu restaurante predominan las ensaladas y productos vegetales, y quieres que tu cliente relacione tu comida con la tranquilidad, lo sano y lo fresco, el color verde en toda sus gama, es el que tienes que elegir a la hora de decorarlo.

Marrón, Tostado, Camel

Este color nos transmite la sensación de estar conectado a la tierra, seguridad, sinceridad, comodidad. Toda la gama de marrones, desde los más oscuros como el marrón chocolate, hasta laos más claros como el crema, combinan perfectamente entre ellos dando un ambiente de relajación y seguridad a tu restaurante.

No lo aconsejo para Restaurantes de comida rápida.

 

 

Blanco

El blanco dará sensación de pureza, inocencia y esperanza. Agranda los espacios y hace los salones más luminosos y elegantes. Se pude utilizar individualmente, o combinado para quitarle fuerza a los colores más luminosos (como lo hemos visto en varios ejemplos)

Leí hace unos días un artículo, en el que explicaba que la mayoría de los Restaurantes se decantaba por este color de manteles porque era el único tono que no distorsionaba el color del vino, a la hora de ponerlo a la mesa.

El Negro y El Gris

El negro se relaciona con lo clásico, lo sofisticado y la fortaleza, mientras que el gris transmite madurez y fiabilidad, aunque si se abusa de él puede desprender un sentimiento de depresión y falta de emoción.

Lo más aconsejable en un restaurante es usarlos para contrarrestar al resto de colores y que no acaben agobiando al cliente, ya que abusar de un color fuerte e intenso puede ser contraproducente. Así el naranja combinado con el negro puede transmitir lujo y clase pero no aburrimiento. En cambio, si mezclamos naranja y blanco conseguiremos un restaurante fresco y vital. Por último, la combinación gris y naranja o gris y amarillo ( como en el ejemplo de arriba ) transmite modernidad.

 

Es cuestión de definir nuestra filosofía, el tipo de restaurante que queremos y nuestro público objetivo y, en función de ello, escoger el color que se adapte.

* Fotos vía Pinterest

#DecoraciónRestaurantes

#MantelesRestaurantes

#ColorManteles

Scroll al inicio
× ¡Contacta con nosotros!