Decora la habitación de los peques de la casa ecológicamente

 

Hay muchos materiales que pueden hacer realidad la idea de decoración ecológica en habitaciones juveniles. Desde los cuadros en las paredes, hasta el diseño de muebles, e incluso complementos y textiles. Materiales como la madera, la fibra vegetal o el lino pueden aportar personalidad a la propia habitación, creando así una sensación de belleza respetuosa con el ecosistema.

 

Apuesta por lo ecológico en las paredes

 

Las paredes de los dormitorios infantiles se pueden pintar con pintura ecológica, su principal característica es que no contiene disolventes tóxicos, sino que está fabricada con resinas a base de aceite y vegetales. Además, las propiedades de dichos materiales son beneficiosas para la salud porque ayudan a prevenir problemas respiratorios y alergias. Su composición mineral también forma una capa de vapor en la pared, lo que le permite respirar, evitando así la aparición de moho, hongos y bacterias.

 

El suelo también puede ser ecológico

 

Es importante saber que la mayoría de los materiales que componen un suelo contienen propiedades nocivas para la salud y, en algunos casos, cancerígenas. Por este motivo, conviene evitar elegir el tipo de suelo más barato del mercado y optar por un tipo más ecológico y, por tanto, energéticamente eficiente.

 

Las cañas de madera son un excelente ejemplo de pavimento medioambiental y sublime para dormitorios infantiles. Si bien es un material costoso y difícil de instalar en casa, sus componentes sin duda aseguran la mejor calidad del aire. De esta forma, se puede economizar costes en calefacción. Entonces esto puede significar un gasto inicial que nos hace poner en duda, pero su inversión a largo plazo puede decrecer su recibo mensual de luz.

 

Textiles ecológicos

 

Las sábanas y la ropa de cama se pueden comprar a partir de fibras vegetales. Es un material natural, suave y transpirable que puede reducir la posibilidad de, por ejemplo, reacciones alérgicas o irritación de la piel. Además, su lavado permite que se realice a altas temperaturas. Las mantas de algodón orgánico no contienen pesticidas ni productos tóxicos, por lo que son completamente ecológicas. Lo más importante es que se recomienda usarlo en la habitación de un bebé recién nacido.

 

Mobiliario ecológico

 

El mercado actual ofrece innumerables alternativas al mobiliario para habitaciones juveniles. Algunos incluso son populares hoy en día. Destacan entre ellos:

 

  • Madera ecológica. Evidentemente, este material no puede faltar en la casa, pues presenta neutralidad y elegancia en la decoración de la estancia. Su uso puede extenderse para revestir paredes, por ejemplo, para dar forma a una estantería, donde se colocan juguetes como decoración. Su composición es apta para soportar temperaturas cálidas y es muy adecuada para combinar cualquier objeto del espacio.
  • Tejidos naturales. Las fibras sintéticas se pueden utilizar para las luces de los dormitorios. Son materiales sólidos y muy duraderos. El sisal y el yute también pertenecen a esta serie de complementos ecológicos que se pueden encontrar en las alfombras. Se distinguen por su fácil limpieza, ya que no es necesario agregar ningún producto tóxico (como lejía) para limpiar, solo use un paño humedecido. Por último, el mimbre también puede solucionar el desorden de los juguetes, por lo que puedes hacer una canasta grande para guardar todo.
  • Bambú y corcho. Ambos materiales son consistentes. El corcho no solo es sostenible, sino que también se puede utilizar como material de aislamiento acústico, lo que lo convierte en un material excelente para colocar en los dormitorios de los más pequeños de la casa.

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply