Ideas para decorar tu hogar y ahorrar calefacción

 

 

Aún faltan unos meses para la llegada del frío, pero nunca estará de más analizar y preparar tu casa para la llegada de esta temporada del año. Actualizar su sistema de calefacción no solo significa reemplazar el radiador, sino que lo primero que debe hacer es ajustar la casa para reducir la pérdida de energía. Por lo tanto, puede elegir generadores y transmisores más eficientes. Desde SM Decoración te contamos todo lo que necesitas saber para ahorrar consumo y ganar comodidad sin estropear la decoración de tu hogar.

 

En invierno suele ocurrir que por mucho que suba el termostato de la calefacción, no termina de calentar la habitación. Para compensar la pérdida de calor, no tenemos más remedio que hacer funcionar el sistema al máximo, consumiendo así más energía. El resultado: recibos altísimos sin lograr en realidad una temperatura agradable.

 

El problema está en el sistema, pero también en la casa. Si queremos que el sistema de calefacción funcione y proporcione una temperatura agradable, el cálculo debe considerar el balance de calor de la casa.

 

Puede haber pérdidas por paredes que dan al exterior o entorno adyacente, o por fugas de aire, por ventanas, por cajas ciegas, por marcos de puertas … aunque también puede haber ganancias por cargas internas o por el sol. La diferencia entre ganancia de calor y pérdida de calor dará un valor por el cual se puede establecer una carga de calor en kilocalorías, la cual debe ser incorporada a la casa para alcanzar la temperatura requerida.

 

Si se va a mudar, verifique la certificación energética de la casa antes de comprarla o alquilarla para que pueda comprender el costo energético de la misma. En este certificado se analizan los materiales, materiales aislantes y dispositivos técnicos, y se determinan las emisiones de dióxido de carbono según la superficie de la casa para cubrir la demanda energética del inmueble. Por tanto, se instituye una escala desde la letra A (la puntuación más efectiva) hasta la G (la más baja).

 

Por ejemplo, a los edificios construidos desde 2006 que cumplen con los requisitos básicos de los códigos técnicos de construcción se les asigna al menos la letra D, lo que representa un ahorro promedio del 25% en comparación con los edificios construidos en las últimas décadas. Por otro lado, si vas a implementar una reforma integral, debes invertir en mejorar las letras asignadas a tu casa, porque también puedes obtener beneficios fiscales, como el pago de IBI.

 

Reemplazando ventanas, usando materiales aislantes y eligiendo sistemas y dispositivos de alto rendimiento y eficiencia energética, el presupuesto de renovación se puede aumentar en un 10%. Sin embargo, estas mejoras darán como resultado al menos un 30% de ahorro de energía cada año.

 

No basta con ceñirse al poder calorífico calculado en metros cuadrados o metros cúbicos de espacio. Por lo tanto, antes de reemplazar su sistema de calefacción por un sistema de calefacción más potente, debe estar preparado para reducir la pérdida de energía de la casa: aislamiento térmico o fortalecer el aislamiento del techo y paredes, eliminar puentes térmicos y aislar el piso, techo y revestimiento de tabique. Para ventanas o perfiles no conductores con aislamiento térmico, como madera y PVC, y vidrio de baja emisividad.

 

Además, utilice persianas enrollables o persianas exteriores para reforzar el aislamiento. Estas medidas deben formularse de acuerdo con el clima local, la dirección y la calidad de construcción de la casa.

 

Para ahorrar calefacción, se debe comenzar, por ejemplo, a regular la temperatura de la casa. En invierno mantener el termostato a 20ºC y puede bajar a 18ºC por la noche. Con cada nivel, el gasto aumentará en un 7%.

 

El siguiente paso será revisar el sistema para mejorar su desempeño, eficiencia o realizar cambios. Por ejemplo, reemplaza la caldera tradicional por un generador más eficaz e instala una válvula termostática en el radiador, lo cual es muy útil para evitar el desperdicio energético en espacios no utilizados.

 

Caldera eficiente. La elección de un generador eficiente puede reducir significativamente el consumo energético y el consumo de agua. En esta serie, las calderas de condensación, las calderas de biomasa y las bombas de calor aire-agua son los tres sistemas más viables para su instalación en todo tipo de hogares.

 

Radiador que funciona a bajas temperaturas. Para regular el consumo del sistema de radiador de agua, se puede reducir la temperatura de funcionamiento. De esta forma se reduce la diferencia entre la temperatura de salida del radiador y la temperatura ambiente, lo que se denomina salto térmico. Por tanto, si mantenemos el radiador caliente a una temperatura más baja, podemos conseguir un mayor ahorro porque los picos más altos y rápidos sólo son necesarios cuando la casa está fría.

 

Calefacción por suelo radiante. Sin embargo, no hay duda de que el sistema es el más efectivo, porque el ahorro es una reducción de 2ºC en la temperatura requerida para lograr el confort ambiental, lo que lo hace un 20% más económico que el sistema de radiadores utilizado para el agua. La rentabilidad es que el calor se distribuye uniformemente en la casa, sin flujo de aire ni formación de polvo. Cuando la altura no es suficiente, se puede instalar un mini sistema de 1,5 cm de altura.

 

Entonces, ¿cuál es el sistema de calefacción más adecuado para mi hogar?

 

No existe una receta fija, pero hay algunos elementos que pueden ayudarte a tomar una decisión. También dependiendo del clima, tendrás más datos para decidir si te conviene instalar un radiador a gas butano, un suelo radiante de agua a baja temperatura, etc.

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply